GAZPACHO ANDALUZ (congelado parcial)

INGREDIENTES:   3 kg  tomates maduros,  1,5 kg pepinos,  3 pimientos verdes, 1 pimiento rojo,  1 cebolla,  1 trozo de pan duro,  2 dientes de ajo, sal , aceite de oliva virgen extra, vinagre de jerez, 1 huevo duro.

image

1) El gazpacho es una sopa fría que resulta muy agradable en verano, pero es tan engorrosa su preparación que procuramos hacer mucha cantidad para congelarla. El problema es que cuando lo descongelamos, el aceite se corta y pierde su apetecible aspecto. Con objeto de evitarlo, procederemos a su congelado parcial tal y como aquí se explica. De este modo, el gazpacho tendrá una magnífica apariencia y con todo su sabor. Las cantidades que aquí se detallan son para unas ocho personas. Para hacer otras cantidades, habrá que guardar la proporción.

2) Todos los ingredientes los iremos cortando y pasándolos por el vaso batidor. De ahí lo echaremos a un recipiente para, a continuación, volverlo a pasar por el pasapurés (mejor si es eléctrico) o por el chino. Ahora bien, será conveniente hacerlo por el orden que se indica a continuación pues se hace con mayor celeridad y aprovechamiento.

3) Primero lavaremos muy bien los tomates, los quitaremos el pedículo y los cortaremos en trozos que iremos echando en  el vaso batidor. De ahí, lo iremos tamizando por el pasapurés o por el chino, vaciando los restos de cuando en cuando para no perder caudal en la operación.

4) Una vez terminados los tomates, pelaremos los pepinos, los cortaremos en trozos o rodajas gruesas y las someteremos al mismo proceso que a los tomates. No olvides probar cada pepino porque algunos son muy amargos y habría que desecharlos. El pepino bien triturado y tamizado no deja resíduo alguno. Por ello sugería antes no mezclar unas hortalizas con otras en el proceso. De este modo, los distintos ingredientes se irán mezclando en el recipiente final.

5) Repetiremos el proceso con los pimientos poniendo especial cuidado en quitarles las semillas. A continuación, el pan –que habremos tenido en agua un rato para ablandarlo- juntamente con la cebolla y los dientes de ajo.

image

6) Una vez que todo está en el recipiente, lo mezclaremos con ayuda de la batidora eléctrica. Salaremos al gusto y lo iremos repartiendo en envases herméticos y los congelaremos.

7) Cuando vayamos a consumirlo, descongelaremos un envase y ahora (y nunca antes) lo aliñaremos con aceite, vinagre y rectificaremos de sal. Lo batiremos nuevamente y lo serviremos muy frío, acompañado de los llamados “peces” que son una guarnición a base de las mismas hortalizas que componen el gazpacho, pan y huevo cocido, todo ello cortado en trozos muy pequeños.

Como opción, podemos agregarle cominos en el proceso inicial, aunque no suelo usarlos pues son terriblemente indigestos y “repiten” durante horas.

Con este método de su congelado sin aliñar, conseguimos que no se corte el aceite y que tenga un aspecto como recién hecho sin perder ni un ápice de su sabor. R1511

Publicado por

cocinaamibola

Sabores mediterráneos. La cocina española más clásica y sencilla. Ni deconstruimos, ni esferificamos. Nada de miniaturas en platos gigantes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s