POLLO EN SALSA DE AJO

INGREDIENTES: 2 kg. contramuslos de pollo, 3 ó 4 cabezas de ajo, vinagre balsámico de Módena, aceite de oliva virgen extra, pimentón dulce, pimienta negra molida, 2 calditos de pollo, 2 cucharadas grande de harina, 33 cl. de cerveza, sal y agua.

1)  Lavar bien las piezas del pollo eliminando impurezas, restos de vísceras y coágulos. Retirar la piel y acumulaciones de grasa blanca. Aunque la grasa imprime un sabor especial al pollo que, de por sí, es soso, optamos por eliminarla ya que es muy perjudicial para la salud.  Si los podemos comprar deshuesados, mejor. Si no, no vale la pena hacerlo nosotros porque es demasiado trabajoso y tampoco aporta una gran ventaja.

2) Pelar y cortar en tres los dientes de una cabeza de ajos. Los demás los dejaremos sin pelar y todos los confitaremos en  abundante aceite de oliva virgen extra muy lentamente. De lo contrario, se quemarían antes de estar hechos por dentro.

3) Echaremos en una sartén ancha o cazuela grande un 80% del aceite usado para los ajos y cuando esté caliente iremos friendo las tajadas a fuego medio alto. Sugerimos freírlo –más que dorarlo- para que resulte bien hecho al final.  De todos modos, lo dejaremos algo crudo por dentro. Iremos sacando las piezas de pollo en un recipiente y reservaremos.

4) Eliminaremos el aceite sobrante de freír el pollo, echaremos el 20% de confitar los ajos que teníamos reservado y rascaremos la zurrapa de la fritura para que se mezcle.

Cuando tome temperatura, echaremos las dos cucharadas de harina y lo removeremos de inmediato para que se deshagan los grumos, se tueste y no se queme. A continuación y sin espera, pondremos una cucharada sopera de pimentón dulce y removeremos sin parar. Tanto la harina como el pimentón se queman enseguida y arruinan el guiso. Por ello, iremos agregando la cerveza, removiendo continuamente. Este proceso debe ser muy rápido. Ahora echaremos el vinagre de Módena para que reduzca con la cerveza. Echaremos unos 60 cl. de agua sin para de remover. Los dos calditos de pollo y mezclar bien la salsa.

5) Es la hora del pollo. Echarlo de forma que quede repartido por toda la superficie de la fuente y mezclar bien. Añadir los ajos y seguir removiendo con cuidado para que éstos no se deshagan.

6) Manteniendo un fuego lento, tapar la fuente y dejar cocer, al menos 25 minutos, removiendo cada cinco minutos. Ojo, que se pega al fondo. De este modo, el pollo irá tomando el sabor de la salsa, al tiempo que termina de hacerse.

7) Mejor, como siempre, al día siguiente. Acompañar de patatas fritas en dados, aunque solo también sale bien ya que la salsa es de las que mojar pan se convierte en un placer añadido al plato.  

Publicado por

cocinaamibola

Sabores mediterráneos. La cocina española más clásica y sencilla. Ni deconstruimos, ni esferificamos. Nada de miniaturas en platos gigantes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s