ROSCON DE NATA

INGREDIENTES: Toma la lista de ingredientes de mi receta de roscón de reyes y añade  1 brick de nata para montar de 35,1% M.G. de 500 cc para una cantidad moderada, y dos bricks si te gusta abundante. 6 cucharadas de azúcar por cada 500 cc de nata.

image

PREVIO.- El roscón de reyes, tal y como está detallado en la receta sale perfecto. Dulce, suave y esponjoso. Pero si te gustan rellenos de nata, sigue estas breves instrucciones y trabaja con delicadeza.

PRIMERO.- Una vez sacado del horno el roscón, usa una espátula y mucho cuidado para despegarlo completamente de la bandeja porque, aunque la hemos engrasado con mantequilla, el azúcar y restos de huevo habrán caído sobre ella y se habrán pegado.

SEGUNDO.-  Déjalo enfriar una hora como mínimo para que no esté tan blando y mientras tanto, mete en el congelador el vaso y las varillas con las que haremos la nata. Mete también los bricks (pero que no se te congelen). Deben estar muy, muy fríos para que monte bien. 

TERCERO.- Pásalo a una bandeja plana donde quepa bien, pero por su parte de atrás. La idea es que no esté en el fondo de ella sino elevado y sin bordes para poder cortar con comodidad.

image

CUARTO.- Ahora es cuando te la juegas. Usa un cuchillo lo más largo posible y ve cortándolo  por la mitad horizontalmente con mucho cuidado para no irte ni hacia arriba ni hacia abajo. Despacito, poco a poco hasta que hayas dado toda la vuelta.

QUINTO.- Toma otra bandeja lo más plana posible y colócala también boca abajo a ras de la parte baja del roscón de forma que con una mínima ayuda, vayas pasando la parte superior a esa bandeja sin que en ningún momento se quede sin suelo.

SEXTO.-  Pasa ahora la parte inferior a  donde vayas a presentarlo y reserva.

SÉPTIMO.- Vamos con la nata. Habéis visto que me he referido en los ingredientes a una que tenga un porcentaje de  materia grasa de 35 o superior. Esto es fundamental.  Y el otro requisito, tal como ya he dicho, es que tanto la nata como todos los objetos que intervienen en el proceso estén lo más fríos posible. 

OCTAVO.- Montar la nata es cuestión de instrumentos y constancia. Yo lo hago con robot de cocina siguiendo las instrucciones del fabricante, pero si lo haces con varilla, es cuestión de batir  sin parar y procurando que entre aire. El azúcar hay que echarlo poco a poco, sin dejar de batir. A veces es desesperanzador, pero sigue porque sale. Y -muy importante- no te pases batiendo una vez ya montada porque en un pis pas deja de ser nata montada y se convierte en mantequilla.

NOVENO.- Coloca la sorpresa envuelta en un film de cocina. Pasa toda la nata a una manga pastelera y repártela por toda la superficie de la parte inferior del roscón.

image
image
image
image

DÉCIMO.- Ya solo queda tomar la bandeja sobre la que hemos colocado la parte superior e ir deslizándolo despacio sobre la nata para que quede perfectamente cuadrado con la inferior.

image
image

UNDÉCIMO.- Presiona muy ligeramente para que se compacte y consérvalo en la nevera porque aunque el frío hace que se reseque un poco, la nata debe estar siempre refrigerada.
Espero que os guste. Si no te ha salido bien esta vez, insiste porque vale la pena.
Lo subo hoy, 6 de enero de 2016, Día de Reyes. H1601

ROSCÓN DE REYES

INGREDIENTES: 550 grs harina de fuerza, 150 grs azúcar glas, piel de 1 naranja pequeña y 1 limón, 160 cc  leche, 45 grs levadura prensada, 100 grs margarina, 3 huevos (1 para pintar), ½ cucharadita de sal, 2 cucharadas de agua de azahar, frutas escarchadas, 100 grs azúcar.

1) El azúcar glas podemos encontrarla en reposterías o podemos hacerla en casa si disponemos de un buen robot de cocina. Es cuestión de echar en el vaso batidor 150 gramos de azúcar blanca normal y moler durante 30 ó 40 segundos. Hecho esto, añadimos las pieles de naranja y limón y trituramos de nuevo. Es importante que el vaso esté muy seco y que las pieles sólo sean en su parte exterior, es decir que habremos de evitar la parte blanca y quedarnos solo con la parte de color.

2) Echaremos ahora la leche. No debe ser de nevera. Sería bueno templarla para que quede a unos 40 grados.

3) Añadir la margarina, la levadura desmenuzándola con las manos, dos huevos, el agua de azahar y la sal. Batir todo a velocidad media. Ahora añadiremos la mitad de la harina y volveremos a batir unos 30 segundos más.

4) Ahora echamos toda la masa (bastante floja) a un bol grande e iremos agregando el resto de la harina muy poco a poco y removiendo con una cuchara de palo. Este proceso es la base de un buen resultado. Amasar, amasar y amasar. Mover, mover y mover hasta que sea una masa blanda, pegajosa y no muy densa. Tapar con film y dejar reposar una media hora. En este tiempo debería doblar su volumen pero los misterios de la repostería hacen que unas veces lo haga y otras se quede abajo….. Si este es el caso no os desaniméis. Ignorarlo y seguir.

5) Como decía, pasada una media hora (haya crecido o no), nos mojamos las manos de aceite de oliva y sacamos la masa del bol para colocarla en la bandeja del horno pintada con margarina. Formamos una bola de forma que hagamos un hueco en el medio y vayamos estirando la masa hacia los lados para darle forma.

6) Batimos un huevo en una taza y pintamos con ello el roscón. A continuación decoramos con trozos de fruta escarchada. Hemos de tener en cuenta que en el horno va a volver a crecer, por lo que tendremos que poner fruta escarchada incluso por los lados interior y exterior. Espolvorear azúcar generosamente.

7) Meterlo en el horno precalentado a 50 grados y pondremos un pequeño recipiente con agua en una esquina del horno. Debería doblar su volumen de nuevo.

8) Sacar del horno y subir a 200 grados para volverlo a meter cuando alcance dicha temperatura. Cocerá en unos 25 a 35 minutos dependiendo de cada horno. Cuando esté cocido, sacar del horno y dejar reposar una media hora. Es de suponer por todos que ya tenemos el chocolate caliente y la mesa puesta.

¡¡¡FELICES REYES!!!