TARTALETAS DE MELVA EN HUMMUS DE PIMIENTO

INGREDIENTES: 1 bote de filetes de melva canutera de Andalucía en aceite de oliva, 6 tartaletas saladas (caseras o compradas), hummus de pimiento asado (garbanzos cocidos, pimiento rojo asado, tahini, comino molido, zumo de limón y sal), olivada verde, olivada negra.

PREVIO.- Estas tartaletas son una colaboración que Conservera de Tarifa @conservera  @conserveradetarifa  solicitó a Cocina a mi bola con motivo de la campaña de Navidad, y creo que son un entrante ideal para la Cena de Nochebuena o la Comida de Navidad. Yo he elaborado en casa todos los elementos; desde las tartaletas, pasando por el hummus, los pimientos y las dos olivadas, negra y verde, para concluir con el producto principal, que son esos filetes de melva canutera de Andalucía en aceite de oliva, que son Gloria Bendita. Pero resulta muy fácil encontrar en el mercado todos y cada uno de los elementos ya elaborados para que no inviertas más de media hora en montar este plato tan atractivo y vistoso.  Link a la receta de las tartaletas.  

PRIMERO.-  Para hacer el hummus de pimiento mezcla en el vaso batidor 200 gr de garbanzos cocidos, 1 pimiento asado sin semillas ni piel, zumo de medio limón, 2 cucharadas de tahini (pasta de sésamo), una pizca de comino molido, 1 pizca de pimienta negra molida, aceite de oliva virgen extra y sal. Reserva un trocito de pimiento asado de no más de 1 cm2, para decorar. Tritura a máxima velocidad hasta que se haga una crema vaporosa y suave de color anaranjado. Link a la receta del hummus de pimiento asado.

SEGUNDO.- Para elaborar la olivada verde deshuesa 150 gr aceitunas verdes aloreñas aliñadas, prénsalas entre dos platos para extraer y eliminar la mayor cantidad de jugo posible y échalas al vaso batidor con 1 diente de ajo, 40 alcaparras (también prensadas), 1 ramita de albahaca fresca, 2 anchoas, el zumo de ½ limón y dos cucharadas de aceite de oliva virgen extra. Tritura hasta que emulsione en una pasta gruesa. En este link tienes la receta.

TERCERO.- Para obtener la olivada negra, echa en el vaso batidor 150 gr de aceitunas negras deshuesadas y prensadas como hemos hecho con las verdes y el resto de ingredientes en idénticas cantidades. Añade 1 tomate seco previamente rehidratado en agua durante 1 hora) y tritura todo de igual modo que con las verdes. Como verás en la foto principal, las cantidades necesarias de las olivadas (verde y negra) para esta receta son ínfimas y ya que se pone uno a ello, pues hacemos algo más para poner otro día un aperitivo de muerte. Link a la receta.

CUARTO.-  Pues ya sólo nos resta montar la tartaleta rellenándola con el hummus. Coloca  un filete de melva en el centro; adórnalo con tres trocitos de pimiento que le darán el toque de color y custodiado a ambos lados por un poco de ambas olivadas.  

Verás qué contraste de sabores tan espectacular y tan compatibles entre sí. Y como dije al principio, todas las elaboraciones las puedes hacer en casa porque son muy sencillas, pero no obstante, puedes comprar todos los productos y montarlo en media horilla. Feliz Navidad!! H21001

HUMMUS DE PIMIENTO

INGREDIENTES: 400 gr garbanzos cocidos, 200 gr netos pimiento asado y pelado, 3 dientes de ajo, 4 cucharadas soperas de Tahini, zumo de 1 limón, 90 cc aceite de oliva virgen extra, ½ cucharadita comino molido, pimienta negra molida y sal.

PREVIO.- El Hummus es una elaboración muy simple hecha a base de garbanzos, tahini (pasta de sésamo), aceite de oliva y  y aliño. No tiene más secreto que las proporciones. Originario de la gastronomía de Oriente Medio, es imprescindible en cualquier mesa de Israel o Líbano.

Pero podemos darle un pequeño giro a esta receta dándole un ingrediente más que sea determinante, pero sin que se pierda ese agradabilísimo sabor del hummus original. Y así, el aguacate o la que hoy propongo: el pimiento asado. Insisto en que debemos proporcionarlo bien para que, sin perder el sabor original, notemos también el pimiento con el que, desde luego, marida estupendamente.  

PRIMERO.- Bastaría con decirte que añadas los pimientos a la receta y listo, pero por hacértelo más cómodo, te lo volveré a contar aquí, aunque más resumido.

400 gramos de garbanzos cocidos. Puedes aprovechar cuando hagas un buen cocido y separar unos pocos o bien comprarlos ya cocidos, que son de una muy buena calidad, siempre que los laves mucho y bien para que se desprendan del conservante en el que vienen envasados y sólo huelan y sepan a lo que son: garbanzos cocidos.

SEGUNDO.- Echa en el vaso batidor los dientes de ajo y el zumo de un limón. No importa que caigan restos de pulpa. En las otras recetas de Hummus y Hummus de aguacate propongo el zumo de un limón y medio, pero en este caso, basta con un solo limón dada la acidez y el jugo que ya va a sumar el pimiento.

TERCERO.- A continuación, echa el pimiento limpio de semillas y piel. Puedes usar los que venden ya asados, pero tienen un punto de amargor (que no de acidez), que rompería la regla de no distorsionar mucho el sabor del hummus tradicional. Por lo tanto, yo los aso en casa. Tan solo has de embadurnarlos con aceite usando sólo la mano y asarlos 30 minutos  a 180ºC calor arriba y abajo con ventilación. Naturalmente, puedes aprovechar y asar más de uno y usarlo para ensaladas, por ejemplo.  Pélalos y escúrrelos muy bien. Tritura unos segundos.

CUARTO.- Vuelca los garbanzos y tritura de nuevo, yendo de menos a más hasta que notes que la cuchilla trabaja en vacío porque la masa es tan espesa que no puede moverla.

QUINTO.- Agrega el resto de ingredientes, es decir, la pimienta negra molida, media cucharadita de comino molido, cuatro cucharadas de Tahini y sal. Velocidad muy lenta para que la cuchilla no haga hueco y trabaje en vacío. Y mientras gira, vamos echando el aceite de oliva muy despacio desde arriba. Tendrás que tengas que removerlo y bajarlo de las pareces del vaso  batidor ayudándote con la espátula. Debe formarse un puré extremadamente espeso, pero bastante vaporoso de color anaranjado.

SEXTO.- Se sirve a temperatura ambiente, por lo que debes dejarlo templar si lo vas a servir enseguida, y si lo tienes ya hecho y refrigerado, sácalo con tiempo, manteniéndolo cubierto hasta el momento de servirlo para que no se seque.

Aunque el hummus se sirve normalmente con pan de pita, yo propongo unos palitos de zanahoria por dos razones: por rebajar la contundencia del plato, y porque será un entrante o aperitivo perfecto si necesitas hacer un menú sin gluten, apto para celíacos.

Disfrútalo porque está exquisito, pero recuerda que no es ideal para dietas de adelgazamiento. H2004/R2110